Way of The Wicked

Las Semillas del Mal

Prólogo de la Campaña

-Los expulsamos, los exiliamos a todos, ahora, los exiliados seremos nosotros…

Mi nombre es Deontus Corwen, soy el Sumo Guardián de la Verdad de Mitra, y del conocimiento de la Cronología de los Reyes de la casa Darius. Escribo estas palabras, posiblemente mis últimas, por orden de mi Rey, Su Altísima Majestad Markadian V, El Valiente. Bisnieto de nuestro salvador, el Victorioso, y primer Paladín de Mitra.

Hace ya dos años que se inició la guerra. Lo que parecía ser una simple invasión de Hobgoblins, fácilmente repelida, ha resultado ser el fin de la gran nación de Talingarde. Las tropas de Shakarot campan a sus anchas, imparables. La princesa Bellinda ha desaparecido, aparentemente debido al ataque del Dragón Chargammon. Su Majestad se sienta en su trono, cabizbajo, rendido ya al final de su dinastía.

La plaga a diezmado nuestras tierras, familias enteras han muerto por ella, los sacerdotes de la orden de San Macarius parecen incapaces de detener esa extraña plaga de origen demoníaco. Y desde que desapareció en extrañas circunstancias su sumo sacerdote, vagan confusos dentro de sus monasterios, sus almas atormentadas.

cómo se ha llegado a esto?!

se pregunta una y otra vez mi Rey:

cómo ha sido posible!

Deontus, nada de lo aquí ha acaecido debe caer jamás en el olvido,

exclamó vehemente el Rey

Narra todo lo que ha sucedido, desde Brandescar, hasta nuestros días,

me ordenó.

algún día, Mitra descargará su luz de nuevo sobre esta anegada tierra de oscuridad y maldad, démosle armas a aquellos que algún día vendrán a vengarnos, démosle la fuerza del conocimiento de sus enemigos. Un conocimiento que a nosotros nos ha sido negado. Pues esas viles criaturas hace mucho que han operado en las sombras, ocultos como las alimañas que son. Nuestra venganza comienza ahora Deosus. Comienza con tus palabras

terminó el Rey, en una última e inspiradora sentencia. De inmediato, comencé a escribir.

Y por donde empezar…, me pregunto yo. Muy poco se sabe aún de aquellos que han traído la ruina a esta bella tierra de Paz y Justicia infinita.

Todo cuanto nos queda es el relato de un superviviente de la prisión de Brandescar, y algunas notas sueltas de los registros de sus capturas, juicios y condenas.

Cuatro fueron los condenados a muerte que llegaron esa semana a la prisión de máxima seguridad de Brandescar, donde sólo los peores criminales acuden para recibir la penitencia de Mitra, y su Justicia final.

Cada uno de los extraños individuos era más peculiar que el anterior;

El primer condenado era un Tiefling. Un ser abyecto, con sangre de diablos y demonios atestiguado por sus maléficos rasgos, pues sólo un diablo puede poseer ese rostro vil, infestado de colmillos puntiagudos. Llegó a mis oídos hace unos meses, un terrible rumor de que en su pueblo natal, fue capturado devorando cuerpos vivos de hombres, mujeres e incluso bebés. Ciertamente, la sabiduría de Mitra es infinita, y este ser iba a encontrar su salvación en los fuegos purificadores de la Luz de Mitra. Poco se sabía por aquél entonces de qué llegaría a ser capaz este monstruo, pero ahora, sabemos que los ejércitos de los que no descansan son culpa suya. El terror No Muerto que ha desatado sobre los verdes prados y llanuras de Talingarde ha asolado todo el corazón del reino. Los muertos ya no encuentran descanso en el corazón de Mitra. Y los hombres ya no temen morir en batalla. Temen morir, y no llegar jamás al tierno y cálido abrazo del Padre, pues saben que cuando mueran, sus cuerpos se alzarán por la magia del Nigromante y sus almas ya nunca encontrarán la paz.

La oscuridad y el hedor de la Muerte, siempre han acompañado al segundo de Los Cuatro Jinetes. De todos, ninguno es tan extraño y alienígena como este. No es extraño, por tanto, que se sepa tan poco de sus capacidades o de sus orígenes. Entra y sale de las sombras a su antojo, puede hacer envejecer 100 años a un hombre con tan sólo tocarle, convirtiéndole en polvo de inmediato. Y pareceré prácticamente invulnerable a cualquier tipo de daño. Es como si ya estuviese muerto. Y no puede matarse lo que ya ha muerto.

Un asqueroso y pérfido Drow es el tercero de los condenados de Brandescar. La sorpresa fue máxima cuando se encontró a este silencioso asesino en nuestras tierras. Pues su raza fue exiliada de Talingarde por el Victorioso Markadian I hace más de 70 años. Se pensó que era sólo un elemento aleatorio. Pero los casos de extraños asesinatos han aumentado en las últimas semanas, pocas son las nobles familias, fortalezas, castillos, o grandes templos de Mitra que no han sufrido el azote de los cuchillos y dagas envenenadas de estos asesinos adoradores de los Demonios del Abismo. Si los Drow están detrás de todos estos asesinatos no es seguro. Pero de ser cierto, podría suponer una amenaza aún mayor que los ejércitos Hobgoblin de Hacha de Fuego. Hay un rumor, se dice que hace una semana desembarcó un contingente Drow en la costa Este de nuestras tierras. La información no ha podido ser contrastada, ya que el pueblo costero más cercano, ha sufrido algún tipo de terrible ataque, y sus 1231 habitantes han muerto todos. El testimonio de un moribundo delirante es el único indicio, minutos antes de morir, murmuraba algo acerca de los demonios negros que llegaron en la noche…que Mitra nos proteja.

El último de los cuatro Azotes es una bestia. Un hombre en apariencia, pero un terrible monstruo en realidad. Cuando se transforma y aúlla la bestia de su interior, es todo garras, colmillos, pelaje, y furia desbocada. Ninguno de los valientes guerreros que se han atrevido a hacerle frente en batalla a sobrevivido a su encuentro. Su estilo de lucha es brutal. Nuestras refinadas técnicas de lucha poco pueden hacer frente a lo impredecible y salvaje de la Bestia, como se le conoce a este ser.

Y así, este grupo de adoradores del príncipe de las mentiras, Asmodeo, el caído, el traidor, el vil. Fueron apresados, encarcelados en una celda de Brandescar, se les marcó con la “E” de Exiliados, y se les dispuso para morir por sus crímenes, en la horca, bajo el hacha del verdugo, el la pira quemados vivos o desmembrados por la fuerza de los bueyes. Sin embargo algo pasó entre aquellos muros, algo que lo cambió todo.

Los exiliamos, y ahora los exiliados somos nosotros…

Algunas Imágenes de los principios de la Campaña;

La bella y justa tierra de Talingarde:

Imagen

Branderscar, antigua fortaleza, reconvertida hace tiempo en prisión. Donde pasaréis los últimos tres días de vuestra vida…-

ImageExtract-074.jpg

Vuestro “caluroso” recibimiento en Branderscar. Ahora la “E” rúnica os marcará para siempre como Exiliados!!

Branded.gif

La cámara donde los benevolentes servidores de Mitra, el puro, el justo y misericordioso Dios de la Luz, os administrarán su Justicia, y os extraerán confesiones voluntarias, por el bien de las buenas gentes de Talingarde

1271489-975399_20100323_013_zpsba1f41b3.jpg

Y aquí es donde comienza; La Senda de los Impíos

WOTWLOGO_zpsdfc06e46.png_original.png
-

Comments

dmartind_81 dmartind_81

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.